EL INCIDENTE DEL MONSTRUO DE FLATWOODS.

​Una de las más asombrosas historias en el fenómeno de avistamientos de extraños seres sucedió en la ciudad de Flatwoods, en el condado de Braxton, Virginia Occidental, la historia cuenta que un misterioso objeto cayó del cielo, y de el un ser misterioso atemoriza a todo ese pueblo.

El relato comenzó en la tarde del 12 de septiembre de 1952, cuando el sheriff Robert Carr y su ayudante Burnell Long recibieron una llamada de unos testigos que habían visto un objeto incandescente mientras se estrellaba contra la tierra. El objeto desconocido se había estrellado en el río Elk, al sur de Gassaway. La mejor suposición era que se podría tratar de un avión que había tenido alguna falla y cayo de los cielos. No mucho después, una segunda observación inusual fue hecha por algunos compañeros de la Escuela de Flatwoods. Poco antes del anochecer, cuatro niños jugando al fútbol vieron algo caer en una colina no lejos del patio de la escuela.

Los muchachos, al principio asustados, sucumbieron a su curiosidad juvemil y se dirigieron a la zona, que estaba en la propiedad de un tal Bailey Fisher. Subieron la colina, deteniéndose en la casa de Kathleen May, contándole emocionadamente lo que habían visto. Kathleen y sus dos hijos se unieron a la búsqueda. Al llegar a la cima de la colina, la señora May observó que… la noche estaba nublada y había una niebla en el aire nocturno… el aire tenía un olor metálico que nos producía un intenso ardor en los ojos y las narices. Fue entonces que el grupo salió corriendo con la cola entre sus piernas, asustados por algo.

Encima de la colina, podían ver un objeto “resplandeciente y silbante” de unos 10 pies de diámetro, a unos 100 metros de distancia. En ese momento dos intensas luces alumbraron la noche a unos pocos metros del lugar. Uno de los muchachos tenía una linterna, y cuando la encendió hacia las dos luces lejanas, repentinamente apareció una criatura de diez pies de alto… Con un rostro rojo brillante, ropa verde brillante, y una cabeza que parecía el as de picas de las cartas de poker, desde la cintura hacia abajo, le colgaba una especie de capa en grandes pliegues. De repente, la criatura empezó a “flotar” hacia ellos, haciendo que el grupo salga corriendo por la colina hacia la casa, donde rápidamente llamaron al sheriff.

Los chicos también llamaron a algunos de sus compañeros de escuela, y cuando llegó el sheriff, la escena del evento estaba llena de vecinos, que querían ver a la criatura por ellos mismos. El reportero A. Lee Stewart, del “Demócrata de Braxton”, comenzó a entrevistar a los testigos del inusual acontecimiento. Posteriormente declararía que todos los observadores estaban extremadamente asustados por lo que habían encontrado. Stewart, acompañado por uno de los hijos de Kathleen May, regresó a donde la criatura había sido vista. Al acercarse a la zona, Stewart se sintió abrumado por un extraño olor, pero no vio nada inusual. Volviendo al punto exacto a la mañana siguiente, Stewart pudo observar las “marcas” donde algún objeto se había posado.

El Sheriff Carr creyó que los testigos habían visto realmente un meteoro, o algún tipo de cometa que paso por la tierra. Al llegar a la cima de la colina, quisas habían visto los ojos de algunos animales locales brillando a través de la oscuridad, y eso los hizo confundir con un monstruo. Esta explicación, aunque plausible, no explicó todos los informes de los testigos oculares. La noche del avistamiento del monstruo, y la noche siguiente trajo nuevas revelaciones de cosas inusuales. Un residente de Birch River testificó que había visto un objeto “brillante, de color naranja” dando vueltas por encima del área de Flatwoods. Una mujer y su madre dijeron que también habían visto a una criatura muy alta, a unas once millas del lugar del primer avistamiento. El conocido investigador John Keel haría observaciones del incidente de Flatwood también. Keel encontró una pareja, que había observado al monstruo, y también había visto objetos poco comunes sobre el área. El caso también fue investigado por el naturalista Ivan Sanderson, quien tomó muestras del suelo, y los reportes de testigos oculares. Sus hallazgos no fueron hechos públicos. Los acontecimientos de 1952 de Flatwoods siguen siendo un misterio.
Fuente: Bizzarre Encounters 2017.

Colaboración: Archivos Bureau.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s